Mixmarketing Online, PULSE AQUÍ, 
para acceder a la página principal de nuestro sitio web. La Coleccionista de Palabras
por Mar Monsoriu, (bagheera en la Red)
publicado en el Ezine Margerine (Número 08-./.-Vol.V-./.-01-11-01 ISSN 1576-4559) VERSION ACTUALIZADA a 29 de marzo de 2006


Mi Vocabulario Técnico de Marketing e Internet es, de entre todas las cosas que he hecho en la Red, la que más satisfacciones me ha aportado. Por ello me daría ilusión (en este número del Ezine Margerine) poder contaros algunas intimidades de esa obra y de ésta coleccionista de palabras que soy yo. Lo he planteado como una pequeña historia que quisiera de antemano dedicar a todas aquellas personas que, tan generosamente, a lo largo de los 7 últimos años, han colaborado de muy diversas maneras en lo que yo llamo familiarmente: “mi voca”.

Como toda colección de palabras que se precie, ésta empieza un buen día cuando tienes la ocurrencia de definir un nuevo concepto. Como inciso debo señalar que no es la primera vez que hago una recopilación sistematizada de términos y expresiones. Quienes más me hayan frecuentado desde pequeña saben que uno de mis principales vicios consiste en inventarme palabras y dotar a otras de nuevos significados. Tan divertido me resulta la vampirización lingüística, como poner de moda cualquier expresión normal completamente descontextualizada.

Así pues, en el caso que nos ocupa, la primera expresión que introduje en el Vocabulario fue: “Mix de Marketing Online” que, para quien no la recuerde es “el conjunto de herramientas y estrategias de marketing que se dan en la convergencia entre Internet y la Telefonía móvil.”

Nada más contar con esta expresión me vi obligada a definir dos términos más: uno "Internet” y otro "convergencia”. Estos me llevaron a otros más... y así me fui liando, liando, liando... y cuando me descuidé había hecho cien definiciones como quien no quiere la cosa. Bueno, reconozco que las 100 primeras tarde en hacerlas más o menos unos tres meses a tiempo parcial.

Para esas primeras palabras conté además, en calidad de betatesters , con la ayuda de los que entonces eran mis compañeros de la UDAP (en Valencia, España), los escritores Fernando Arias y Mariano Casas y los técnicos, Amparo Valls e Hilari Asensio. A ellos cuatro les estaré siempre muy agradecida por el apoyo que me prestaron en una tarea tan exótica como la de crear desde cero un diccionario de autora.

Tengo que explicar que, esas primeras palabritas las incorporé como anexo a un trabajo de marketing que presenté a un concurso de ídem, animada precisamente por estos colegas que acabo de citar. En ese certamen quedé finalista. No me dieron un premio porque, según me chivaron fuentes de toda solvencia, mis detractores en el jurado sostuvieron que no me podían dar el primer premio porque no había seguido el método de investigación que ellos estaban enseñando en la facultad de Ciencias Económicas.

Ellos –los del jurado- en aquel entonces no usaban Internet como la estaba usando yo y me consta que eran decididamente ciberhostiles. En cualquier caso, lo que no les valió a esos señores (que ignoro quien son) le ha servido luego al resto del mundo. Así que me pregunto si tal vez su “método”, que no se cuál es porque yo fui alumna reincidente de la Universidad Politécnica, me pregunto como digo, si no estaría un poquito anticuado. Incluso más de una vez me ha pasado por la cabeza considerar que grado de responsabilidad tienen esos señores en el retraso en la incorporación de las nuevas tecnologías en las empresas con las que directa o indirectamente hayan tenido que ver.

En fin, de cualquier forma, aunque siempre pensé que se trataba de un criterio patatero para no darme a mí el premio, ahora me alegro mucho de que no me lo dieran. Aclaro que, de haberlo hecho, habría perdido los derechos de autora y de esta forma mi querido "voca" sería de ellos. En cambio ahora continuo teniendo yo los derechos que me permiten, entre otras cosas, haber concedido la explotación comercial del mismo a una empresa.

Con todo, y dado la malísima mala fama que tienen en general los concursos en los que se presentan trabajos de investigación, como modo de evitar una posible apropiación de mi obra por parte de alguien que, de un modo u otro, algo hubiera tenido que ver con el jurado, decidí hacer públicos los resultados de mi estudio con el glosario que le acompañaba. El corpus del trabajo lo he podido usar más tarde como manual de Marketing en Internet y lo utilizo a modo de tutoriales para los seminarios que imparto.

Hasta la fecha sigo fiel a mi idea de tener el vocabulario libre y accesible en la web y poder estar permanentemente actualizándolo. De hecho la gente que coincide conmigo por las noches en el canal de #marketing de la Irc-Hispano ya esta acostumbrada a que, especialmente los fines de semana, yo escriba frases como: "estoy haciendo palabritas nuevas". En fin, yo hago palabritas con el portátil en el sofá como quien hace calceta. A mi me relaja y me divierte.

Muchas veces me han preguntado que de dónde voy sacando las palabras o expresiones que añado. Las fuentes son varias. A saber:

1.-De peticiones concretas. Casi todas las semanas recibo mensajes de correo electrónico personas de todo el mundo me dicen algo así cómo: "Señora Monsoriu, no he encontrado tal o cual palabra. ¿Sería tan amable de incluirla?”. Si lo que me piden tiene que ver con el Marketing e Internet, trato de cubrir esos vacíos lo antes posible. Cuando las sugerencias están incluidas, se lo notifico a quien me lo solicitó dándole las gracias por ello y pidiéndole su opinión sobre la palabra. De este modo, a lo tonto a lo tonto, he logrado establecer unos hermosos lazos entre los usuarios y el vocabulario. Para facilitar las cosas a los lectores tengo incluso un formulario en cada página desde el que cómodamente se puede enviar las palabras o expresiones sugeridas.

2.-De charlas que mantengo en el canal de #marketing o en cualquier otro de la Red Hispano. De hecho a veces estoy en #ayuda_irc o en #ayuda_internet, #webmasters, #html, o en #negocios para ver cuáles son las principales dudas que tienen los usuarios. Es un modo de poder satisfacer la demanda. Algo similar me ocurre con blogs foros y listas en las que pueda participar.

3.-Leyendo. Soy una voraz devoradora de libros de Marketing, de Internet y de Marketing en Internet. Libros que siempre leo en inglés y de donde suelo sacar expresiones de argot tan estrafalarias como la que opté por traducir cómo "fondo empastrador" y que en inglés denominan “wrackground image.” También detecto palabritas nuevas en revistas de Marketing y Negocios en Internet, de cualquier país del mundo. Me las consiguen amigos que viven fuera de España u otros que viajan mucho y se acuerdan de mí.

4.-De desarrolladores de programas que me ofrecen sus nuevas aplicaciones para que actúe como betatester . Si me gustan las creaciones y creo que son de utilidad en el campo del Marketing en Internet, yo misma las defino. A continuación las añado en el Vocabulario que, de este modo, siempre esta a la última en cuanto a la inclusión de todos las aplicaciones que directa, indirecta o circunstancialmente tengan que ver con la temática que nos traemos entre manos. Cada vez son mas los programadores de todo el mundo que me ofrecen sus obras y francamente me siento muy halagada de poder acceder a ese increíble conocimiento o know-how. Me hace sentir bien el hecho de que confíen en mi al extremo de comentarme incluso sus proyectos de desarrollo para que yo opine sobre su posible viabilidad.

5.-De familiares, amigos y conocidos a quienes les parece divertido poder participar en el juego de las palabritas. Estos me las dicen en persona, por teléfono, chat o correo electrónico. E incluso en algunos casos se animan a redactar una posible alternativa de definición. Por eso, caso de demandar a alguien, el juez se iba a quedar patidifuso de los testigos que podría citar. Hay muchas personas que sienten mi "voca" un poco suyo, siquiera sea por alguno de los términos. De hecho estas mismas personas se enfadan casi más que yo ante los plagios de que soy víctima. Plagios que cada día es más sencillo de localizar sin necesidad de recurrir a aplicaciones especializadas como la que han hecho en la Universidad de Virginia (http://www.plagiarism.phys.virginia.edu/software.html) para detectar a los alumnos que copian literalmente textos encontrados en Internet. El programa es muy aconsejable para los desarrolladores de contenidos que quieran proteger su trabajo.

Y respecto a los plagios, bueno, reconozco que ha evolucionado mi postura desde que comenzaron a plagiarme. Antes cuando me copiaban se me llevaban los demonios. Ahora con el tiempo y después de estos años y de tantas veces como he visto el "copiar y pegar", he desarrollado estrategias y técnicas muy contundentes para defender lo que tanto estimo. En este camino he aprendido divinamente a defenderme y de paso a defender a otros en casos de propiedad intelectual. Como, le comenté en su día a Roman Bruno el director del Cibermagazine Anyan (http://www.anyan.com.ar/setiembre2001/losplagios.htm) quien publicó un interesante reportaje sobre los plagios por Internet.

Los que me conocen saben que yo a los plagiadores, ni agua. Les tengo un desprecio absoluto y tan fácil es para ellos pillar de mi web algo que yo he dejado libre para todos los usuarios como para mí sacarles los colores dentro y fuera de la Red in eternum. Además, por más que roben unas pocas definiciones sólo les sirve para ponerse en evidencia. Luego, tengo observado que no saben seguir. Algo lógico si se piensa que no saben generar las palabritas de modo espontáneo.

A los plagiadores no les nacen las palabras. No les llega la inspiración creativa, en tanto que a mí me surgen por todas las esquinas. De hecho, a diario las palabras yo me las voy anotando por todas partes. En la agenda electrónica, en la del móvil, en la de papel, en simples papelitos, en posavasos de bares, en una libreta, en mensajes de correo electrónico que me autoenvío, en memos de IRC... Las recopilo de cualquier manera hasta que logro meterlas en un documento maestro donde las tengo numeradas y clasificadas por orden alfabético, por colores, y por tipografías.

En color rojo están, por ejemplo, las que aún no he colocado. De ese color se pueden pasar meses desde que son incluidas hasta que decido publicarlas en el web. Las definiciones me tienen que gustar. Necesito que tengan una cierta gracia. Además a ser posible me gusta incluir los enlaces que les correspondan y, preferiblemente, en español. Como apunte numérico sirva que, a estas alturas, he logrado meter decenas y decenas de enlaces externos y más de 4000 enlaces internos.

No es como se diría en valenciano: “una faenasa” (trabajón, en español). Es, sencillamente, una labor de hormiguita disfrazada de pantera que disfruta con lo que hace, os lo aseguro. Yo amo mi "voca" y tal vez por ese amor soy capaz de detectar una definición plagiada con sólo ver cómo están dispuestas 3 palabras seguidas. Mis definiciones tienen su pequeña dosis de magia y eso me ayuda a detectarlas como si las marcara con una tinta oculta.

Algo que, por último, me gustaría añadir es que no se trata de un Vocabulario de Marketing en sentido estricto. Tampoco lo es de Internet. Y mucho menos lo es, por ejemplo, de informática. Es el conjunto de expresiones y términos que, en mi opinión, debe conocer cualquiera que desee como yo trabajar en el apasionante mundo del "Marketing en Internet". Para quien no lo sepa, el medio, en este caso la Red, ha generado un conjunto nuevo de técnicas y herramientas que suponen una especialidad en sí misma dentro del propio quehacer del marketing.

Ahí es donde yo veo las palabras que van haciendo falta. Palabras que en ocasiones irritan a los informáticos/telecos que me dicen que soy una simplona. A mi plim si mis definiciones las entienden los de marketing que es a quien va dirigida mi obra. También se me ha quejado algún filólogo porque le escandalizaban las libertades que me tomo al redactar las definiciones. Más de lo anterior. Yo no soy filóloga y, si me apuran, a fuerza de coleccionarme diccionarios de todo tipo no sabría decir si hay algún estándar a la hora de crear uno nuevo. Consecuentemente apelo a mi libertad creadora para poner las palabras como considere, de corazón, que están mejor.

Si mis palabras y expresiones son informáticamente simplonas, filológicamente escandalosas o políticamente incorrectas, creo que he acertado. Y deseo con toda mi alma poder seguir compartiendo con vosotros este íntimo éxito. Bueno no tan íntimo si tenemos en cuenta –falsa modestia aparte- que en más quinientos sitios web de todo el mundo recomiendan mi "voca".

Quiero acabar esta coquetería literaria que, desde hace tiempo quería permitirme, con la palabra número 500. Aunque hace bastante tiempo que superé el medio centenar de términos (ya pasa de mil definiciones), lo cierto es que ese puesto, para mí emblemático, se lo tenia reservé a una de mis palabras favoritas, a saber: “Latencia”. Seguramente por eso así se llama la empresa de mis amores, Latencia S.L. (http://www.latencia.com). De cualquier forma, y para quien no lo sepa:

Latencia: Es un término que aúna como pocos los conceptos de marketing e Internet. Por un lado es el tiempo necesario para que un paquete de información viaje desde la fuente hasta su destino. De hecho, viene del mundo de la informática donde define el tiempo que se tarda en recibir un bit desde que se pide. Se mide en nanosegundos. Y se dice que un usuario tiene lag cuando la latencia es alta. La latencia y el ancho de banda, juntos, definen la capacidad y la velocidad de una red. Por otra parte una empresa con latencia cero se refiere a una organización que puede tener acceso a cualquier bit de datos corporativos y modificar sus pautas comerciales casi en tiempo real para actuar sobre nuevas oportunidades del mercado y satisfacer las demandas de los clientes.

Pese a las facilidades que nos brinda la tecnología, la gran mayoría de las empresas, en mi opinión, tienen una latencia demasiado alta y mi esperanza es ir ayudando con esta obra a que eso mejore.

© Mar Monsoriu, en Valencia (España), Marzo 2006.



Hace poco metí todo el diccionario en una aplicación hecha a medida (después de estar un montón de meses revisándolo y escribiéndolo de nuevo). Ahora cada vez que añado una definición nueva o que actualizo o modifico alguna de las existentes, automáticamente se genera una RSS y la gente que esta suscrita se puede enterar enseguida.

Para aquellos que no se aclaren mucho con el inglés técnico, con los agregadores de RSS o con ambas cosas, he ideado un sistema lo más sencillo posible para que puedan seguir las palabritas nuevas.

PARA ENTERARSE DE LAS PALABRITAS NUEVAS CON COMODIDAD

Para que te agregues a mi "Vocabulario Técnico de Marketing e Internet", si te apetece, y te puedas ir enterando de un modo muy cómodo de las palabritas nuevas que añado ahora que esta recién actualizado y tiene RSS y de todo, la forma que he encontrado más sencilla es la siguiente:

Te vas a: http://www.google.es

Ahí en la parte de arriba veras que pone: "Página principal personalizada", haces clic en ese enlace y te lleva a una página personalizada por defecto que puedes cambiar. En cada conjunto de contenido (esta como por cuadros temáticos) veras que hay en la esquina superior derecha una crucecita para eliminarlo. Es que ellos ponen algunos a modo de ejemplo. Elimina los que no te interesen.

Después te vas a un enlace que dice: "Añadir contenido" y que esta en la esquina superior izquierda de la página. Ahí veras que hay un montón de secciones de ejemplo y al final del todo: "Crear una nueva sección". Ahí en la ventanita que aparece, copia y pega esta ruta:

http://www.mixmarketing-online.com/vocabulario/palabritasnuevas.xml

Le das a "Guardar" y verás que rápidamente en la página principal te aparece una sección nueva que se llama "Vocabulario", con las nuevas palabritas que he ido incluyendo.

A continuación haz clic donde veas: "Guardar esta página", en el menú principal. De esa forma cada vez que vayas a Google (y veas tu página personalizada) ahí tendrás las palabritas que he ido añadiendo.

He descartado otros sistemas porque todos los que conozco están en inglés y son bastante más complicados e incordiosos que este.


Subir Cerrar

[Servicios Especiales | Menú | Vocabulario Técnico | Canal de #marketing | Accesibilidad |
|Grupo de noticias | Seminarios | Comercio Electrónico | Estadística y Estudios|
|Enlaces Recomendados| Bibliografía y Editoriales Especializadas ]

logotipo de bagheera © Mar Monsoriu

© Copyright 1999-2008, Mar Monsoriu Flor (bagheera@mixmarketing-online.com). Todos los derechos reservados

Esta sección del web ha sido actualizada por última vez el día 22 de Enero de 2008